La base de las nuevas construcciones está en sus materiales, y hoy se buscan componentes amigables con el planeta, sin dejar de ser resistentes y duraderos.

Con base en estas especificaciones se han desarrollado componentes como el yeso ecológico, el cual, debido a su composición de sulfato cálcico semihidratado, tiene grandes ventajas como la sustentabilidad, el empleo rápido y sencillo, y su alto rendimiento. 

Otro material que entra en este rubro es el mortero de impermeabilización, como el de Weber, que está revolucionando los métodos tradicionales de la industria,

optimizando costos, tiempos de operación y calidad en las edificaciones, así como contribuyendo con la sostenibilidad ambiental.